Relatos verídicos, la primera obra de ciencia ficción

  • Fue escrita en el siglo II d. C. por Luciano de Samósata.
  • Mezcla fantasía, ficción, parodia y sátira.

Máscaras de la Antigua Grecia.

Luciano de Samósata fue un destacado escritor en lengua griega nacido en la zona de la actual Siria. Recorrió gran parte del Imperio Romano dando charlas y conferencias hasta que se estableció en Atenas, donde escribió la mayor parte de su obra conocida hoy día, siendo especialmente conocido por su dominio del humor y la sátira. Este camino, sin embargo, le llevó a crear la que es, posiblemente, la primera obra de ciencia ficción de la historia, Relatos verídicos.

Este cuento largo, también conocido como Historia verdadera, nace de la necesidad de Samósata por burlarse y poner en su lugar muchas de las crónicas de viajes de su época, junto con algunas de las consideradas clásicas. En ellas, todos los viajeros acababan viviendo increíbles aventuras y no era extraña hasta la intervención de los dioses. Samósata, curtido viajero, decidió elaborar una divertida y sangrante parodia.

Eso sí, Samósata no tenía intención de engañar al lector, por eso inicia el texto aclarando al lector que todo lo que va a leer a continuación es mentira, obra de su imaginación. Esta advertencia es importante, ya que divide claramente lo irreal de lo real, es consciente de ello, y hace que el lector entre en el juego que está buscando.

A partir de ahí, el autor narra sus aventuras, junto con algunos compañeros de viaje, más allá de las Columnas de Hércules, donde encuentran una isla con ríos de vino; luego, debido a un remolino, acaban en la mismísima Luna, donde se ven envueltos en una guerra entre el rey de la Luna y el rey del Sol por la posesión de la Estrella de la Mañana. Ahí, Samósata describe formas de vida alienígenas.

Después, vuelven a la Tierra, donde continúan su viaje por mar… hasta ser tragados por una gigantesca ballena de más de 300 kilómetros de largo. Más tarde pasarán por un mar de leche, una isla de queso, a los héroes de Troya, a Odiseo… incluso descubren un continente nuevo que deciden quedarse a explorar.

Todas estas maravillas terminan con la promesa del autor a los lectores de seguir con sus aventuras en un próximo libro, algo que, por desgracia, nunca llegó a realizar. Sin embargo, la influencia de Samósata y su relato de viajes se haría notar más adelante, incluso hasta bien entrado el Renacimiento. No hay más que pensar en el conocido Barón de Munchausen o en Los viajes de Gulliver para ver cómo su espíritu seguía vivo, aprovechando los viajes para hacer sátira social y política a través de la fantasía.

Es cierto que quizá el término ciencia ficción sea un tanto apresurado, pues en la época era difícil separar filosofía de ciencia o teología, pero lo cierto es que la obra de Samósata cumple, para su momento, con la mayoría de características que podíamos esperar de una obra de este tipo, ya que es consciente de su fantasía, tiene coherencia interna y usa conocimientos válidos para la época dentro de su relato.

Adult Coloring Books

AdSense